Una máquina con sistema hidráulico siempre requiere de un líquido denominado “fluido hidráulico”, el cual aplica una fuerza a través de la presión, transmitiéndola a los diferentes componentes de la maquinaria, como son los motores y los cilindros.

Este tipo de líquido posee características ideales para ejercer su función de la manera más eficaz, como buen poder lubricante, incompresibilidad, así como densidad y viscosidad apropiadas.

¿Cómo funciona el fluido hidráulico en una máquina?


Tuberías: el fluido viaja por estos conductos que pueden ser de distintos tamaños o materiales, desde metálicos hasta mangueras, las cuales son las más flexibles.

Válvulas de control: distribuyen automáticamente el fluido en las tuberías, con la transmisión de fuerza a cualquier máquina.

Filtros: con este elemento se eliminan los residuos y contaminante del fluido hidráulico, con lo cual se protegen los diversos componentes de la máquina o sistema.

Tanque hidráulico: no solo almacena el fluido, también lo enfría y permite que el aire se separe de éste.

Bombas: dependiendo del tamaño y la velocidad de una bomba, se determina la velocidad del flujo.

Enfriador: elimina el calor del fluido hidráulico, para evitar calentamientos innecesarios.

Artículo creado con información de Aeromarinesoftware.